jueves, 16 de junio de 2011

El sistema energético humano.

La medicina occidental moderna ha establecido, paradójicamente y sin lugar a dudas,un hecho que la Medicina Tradicional China (MTC)descubrió hace miles de años:“que la materia (el cuerpo)no es nada más ni nada menos que energía condensada y altamente organizada”.

El sistema energético humano es un microcosmos de los patrones energéticos universales que funciona por toda la naturaleza y el cosmos, que contiene múltiple subsistemas, como órganos, tejidos y células, y forma parte de múltiples supersistemas, como el medio ambiental, el ecológico, el planetario y el solar, comparte los mismos elementos y energías básicas que constituye todo el universo, la salud humana depende exclusivamente del grado en el cual este sistema funcione en resonante sincronía con todos sus subsistemas y supersistemas.

Para seguir funcionando, todos los sistemas energéticos tienen que alcanzar un estado de equilibrio entre lo que entra y lo que sale del cuerpo. Según el paradigma taoísta de los tres poderes (el cielo, la tierra y la humanidad), el sistema energético humano se encuentra a mitad de camino entre las fuerzas del cosmos (el cielo) y las fuerzas de la naturaleza (la tierra), el sistema energético humano asimila energías de ambas fuentes y las transforma en los tipos de energía que el organismo humano requiere para un buen funcionamiento.

Arriba, el cuerpo humano actúa como superconductor de las sutiles ondas energéticas del cielo que caen constantemente sobre nuestra cabeza desde lo alto, convirtiéndola en pulsaciones de energía electromagnética que el organismo humano puede utilizar. Abajo, el cuerpo humano extrae y asimila las energías elementales de la tierra contenidas en los alimentos, los fluidos, las hierbas medicinales y el aire, las transforma y las perfecciona, convirtiéndolas en las energías orgánicas básicas que el organismo humano necesita.

Cuanto más eficaz sea el organismo para conducir y transformar las puras y potentes energías del cosmos, como la luz, el color y los rayos invisibles, menos tendrá que depender de fuentes de energías mas condensadas, como los alimentos, las hierbas medicinales y los suplementos nutricionales. En el balance humano de ingresos y gastos, la energía es siempre el punto esencial.

Nuestro cuerpo es un conjunto de muchos patrones y vibraciones energéticos que mantiene unidas todas las moléculas, las células, los tejidos y los órganos, como combustibles que impulsa todas las funciones vitales, y como agente que ejecuta las ordenes de la mente, la energía es, con gran diferencia, el elemento más importante del organismo humano y el factor más vital para la salud y la longevidad. Es el autentico apoyo de la vida y el puente que conecta el cuerpo con la mente.

Existe un antiquísimo pensamiento taoísta que dice sabiamente: “El ser más cercano a ti eres tú mismo, vives en el templo de luz de tu cuerpo, no lo destruyas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario