jueves, 9 de junio de 2011

La práctica de Qi Gong en el Taoísmo.

Dentro de las diferentes escuelas de Qi Gong que existen en china la que más enfoca sus ejercicios hacia la salud es la escuela taoísta. El objetivo fundamental de las escuelas taoístas es alcanzar la longevidad a plenitud. De la misma manera, dentro de la filosofía taoísta ortodoxa se decía que las personas que vivían en armonía con su naturaleza interior eran inmortales. Sin embargo, la antigua forma del taoísmo era la de una corriente filosófica y no una religión, por lo que los antiguos pensadores interpretaban por "inmortalidad" el hecho de "auto superación" del propio ser en comunidad con el entorno, lo que implica buscar la superación y el progreso personal y colectivo de acuerdo con la mutación constante que enseña el taoísmo.

Dentro del pensamiento taoísta existe la posibilidad de que el humano pueda lograr una salud estable en la medida que puede armonizar en su organismo las dos energías que equilibran el universo el Yin y el Yang. El fundamento y objetivo principal de la técnica de Qi Gong Taoísta es la de equilibrar a través de ejercicios la energía Yin y Yang hasta que el cuerpo se convierta en el Tao.

El Qi Gong taoísta enseña que para equilibrar las energías Yin y Yang es necesario que el cuerpo tenga movimiento para que de esta manera pueda liberarlas e integrarlas al universo. Cuando el cuerpo no tiene movimiento estas energías se estancan en el organismo y se desarmonizan produciendo así en la persona en la medida que se envejece rigidez física y a su vez una alteración del funcionamiento de órganos y sistemas.

Desde el punto de vista de la práctica de Qi Gong taoísta un cuerpo sano tiene que presentar cuatro condiciones o habilidades que son: Fuerza, Elasticidad, Resistencia y Agilidad. La práctica constante de los ejercicios de Qi Gong ofrece el trabajo mental para que estas habilidades se fortalezcan y no se pierdan en la medida que la persona va tomando años.

En el mundo científico occidental se ve el envejecimiento como una asociación de dos procesos que se superponen y que finalmente llevan a la muerte del organismo: la degeneración progresiva de las células y la pérdida de la capacidad regenerativa. Tanto la degeneración como la regeneración de las células son procesos que ocurren en cada una de las etapas de la vida y permanecen en un perfecto equilibrio en condiciones normales.

Sin embargo, en el envejecimiento este balance se inclina hacia la degeneración. Con el envejecimiento, comienza una serie de procesos de deterioro paulatino de órganos y sus funciones asociadas. Muchas enfermedades, como ciertos tipos de demencia, enfermedades articulares, cardíacas y algunos tipos de cáncer han sido asociados al proceso de envejecimiento. Pero, ¿Cuál es la causa de que este proceso se acelere?

Para la Medicina Tradicional China el cuerpo humano tiene todas las condiciones para que se regenere constantemente, son los agente patógeno los responsables. Es decir aquella entidad biológica capaz de producir enfermedades o daños a la biología del humano sensiblemente predispuesto y esta predisposición es causada por hábitos de vidas que en vez de fortalecer el cuerpo lo debilita.

En resumen, el comportamiento o estilo de vida: Es uno de los factores más importantes para fortalecer las capacidades físicas del cuerpo humano ya que se puede modificar mediante la educación o prevenir ciertas prácticas zootécnicas como la higiene personal, la manipulación de los alimentos, los contactos personales y los ejercicios físicos.

El gran taoísta Lin An define así "el camino del Tao”… “La gran mayoría de las personas que mal se sienten, porque usan las cosas para deleitar su corazón, en lugar de usar su corazón para disfrutar de las cosas.”

1 comentario: